CAS / VAL

Bombers Forestals de la Generalitat formarán a bomberos del bosque seco Chiquitano

1 noviembre 2021

Un grupo de Bomberos Forestales de la Societat Valenciana de Gestió Integral dels Serveis d’Emergències (SGISE) han regresado de su segunda misión humanitaria en el Amazonas de Bolivia con el acuerdo de las instituciones locales para que realicen una formación específica entre los bomberos municipales y los bomberos voluntarios del departamento de Santa Cruz enfocada a reducir los incendios forestales que asolan la región.

Hace un año, Edgar Juan, de la unidad de Castelló de Rugat; Andrea Carpio y Fernando Pérez, de la unidad de Tírig; y Jorge Gómez, de la unidad de Benissa participaron en una misión internacional auspiciada por la SGISE que tenía como objetivo colaborar voluntariamente con los bomberos locales en la extinción de incendios en Bolivia.

De aquella experiencia volvieron con muchos aprendizajes y la determinación de crear una asociación propia, URIF Internacional, para orientar sus actuaciones en la formación, la prevención y la extinción de incendios forestales y esas han sido las actuaciones de esta segunda misión humanitaria. Han participado en la extinción con su contraparte local, los bomberos voluntarios Quebracho y han formado a casi un centenar de personas.

Fernando Pérez, subjefe de la unidad helitransportada de Tírig, explica como esta segunda misión humanitaria les ha permitido conocer mejor el territorio del ANMI San Matías, un parque natural de 3 millones de hectáreas y trabajar con los bomberos voluntarios en la transmisión de los conocimientos y profesionalidad de los Bomberos Forestales de la Generalitat sobre el sistema internacional de emergencias. “Hemos intervenido en extinciones y asesorado sobre la planificación, la logística o la operativa previa a las intervenciones en emergencias”.

Andrea Carpio, integrante de la misma unidad de Tírig hace hincapié en lo distintos que son los incendios que se producen en España de los del preamazonas boliviano, “los de allá tienen una inflamabilidad muy baja y van muy lentos pero la seguridad en las intervenciones es la misma y en eso hemos centrado mucha de nuestra formación”.

Además, han mantenido una agenda completa de reuniones que les ha permitido una mejor recogida de datos y la planificación de formación dirigida a los bomberos profesionales y voluntarios del departamento de Santa Cruz. Un plan formativo en el que se ha implicado a la diplomacia boliviana y española y las instituciones de la región.

El coordinador del proyecto Edgar Juan señala que “de las dos misiones que hemos realizado nos traemos muchos aprendizajes y la certeza de que nuestra experiencia y nuestros conocimientos son aplicables a la extinción de los incendios forestales que se producen en el preamazonas boliviano”.

El objetivo de la formación de los Bomberos Forestales de URIF es integrar al sector agrario en la formación de fuego técnico para que se consiga rebajar la afectación de incendios involuntarios “si conseguimos bajar un 10% este tipo de incendios, son muchos miles de hectáreas las que salvamos” concluye Edgar Juan.

Siguiente noticia
Comparte la noticia